Vacuna Emocional contra el COVID-19 (Parte #1)

Actualizado: ene 21


La pandemia por el covid-19 ha provocado que muchos comencemos a prestar más atención en el fortalecimiento del sistema inmunológico, sobre todo ahora que estamos en invierno y que normalmente es cuando hay más brotes de gripa e influenza. Un punto muy importante a tomar en cuenta es que la salud emocional es clave para fortalecer nuestro sistema inmune.


Cuando nuestra salud emocional está bien también lo está nuestro sistema inmunológico. Numerosos estudios científicos han comprobado que nuestra mente afecta a nuestro cuerpo y que el estrés es un importante factor que afecta a nuestro sistema inmunológico y por lo tanto, nos hace más propensos a enfermarnos.


Es por eso que te comparto una Vacuna Emocional contra el covid-19 a través de 7 recomendaciones que puedes poner en práctica en tu vida diaria para disminuir el estrés y aumentar tu ánimo, energía, buen humor y lo más importante, que tu cerebro envíe las señales correctas a tu sistema inmunológico para mantenerlo fuerte.


1. Realizar ejercicio aeróbico. Comenzar con 30 minutos diarios de tres a cinco veces por semana es muy beneficioso porque, además de producir neurotransmisores como serotonina y dopamina, el ejercicio provoca que los anticuerpos y los glóbulos blancos del cuerpo circulen con mayor rapidez, y de esta manera pueden detectar y atacar mejor los virus.




2. Meditación. Si el estrés es el resultado de pensamiento fuera de control, entonces la solución es aprender cómo controlar nuestros pensamientos, o al menos no dejar que ellos nos controlen a nosotros. Por eso, meditar aunque sea solo unos minutos es una gran ayuda para disminuir estrés y fortalecer nuestro sistema inmune. La forma más sencilla de practicar meditación es centrando la atención en nuestra respiración. En este video te enseño cómo meditar. Meditar va de la mano con la recomendación #3:


3. Mindfulness: Una de las definiciones más concretas de Mindfulness es poner atención con propósito, en el momento presente y sin juzgar. Esta es una habilidad que todos podemos desarrollar y fortalecer, y una manera de hacerlo es mediante la meditación. Al meditar practicamos el prestar nuestra atención en el aquí y el ahora. Mindfulness nos permite mejorar nuestra concentración, memoria, productividad y empatía, lo cual a su vez nos ayuda a reducir el estrés.



4. Alimentarnos sanamente. Siempre recomiendo una alimentación basada en la dieta del mediterráneo, rica en verduras, frutas, granos enteros y grasas saludables (el pescado, los frutos secos y el aceite de oliva son alimentos ricos en grasas saludables) La dieta del mediterráneo es rica en antioxidantes como la Vitamina C, el Zinc y el Omega 3 son antiinflamatorios y nos ayudan a combatir infecciones.


5. Complementar nuestra dieta con suplementos alimentarios. Las investigaciones más recientes han encontrado que sustancias naturales como: Omega 3, Ginseng, Zinc, Vitamina D3, Vitamina C, Selenio, Vitaminas B6 y B12 y Equinácea fortalecen nuestro sistema inmune. No siempre tenemos en casa los alimentos que contienen todos estos nutrientes, o en las cantidades que nuestro cuerpo requiere, por eso existen suplementos alimenticios que nos facilitan el consumo de estos nutrientes.


6. Dormir bien. Cuando duermes poco, tu cuerpo incrementa la producción de hormonas de estrés, como el cortisol, con el propósito de mantenerte bien despierto y alerta, lo que aumenta tus niveles de estrés y debilita tu sistema inmune, por eso un periodo de sueño de entre 7 y 8 horas es esencial.


7. Inteligencia Antifrágil. Recordando las palabras de Nassim Taleb, somos más fuertes, más inteligentes y más saludables de lo que creemos. Confiemos en nuestra capacidad para apagar los pensamientos negativos, de culpa, rencor, ansiedad y miedo (lo cual nos genera mucho estrés) producidos generados en nuestro cerebro por el sistema límbico, y mantengamos activa el área frontal con flexibilidad para adaptarnos a la adversidad, estableciendo mantras de automotivación, con humildad para reconocer áreas de oportunidad, e innovar. Todas estas son habilidades que forman parte de lo que yo denomino Inteligencia Antifrágil.


Todas estas recomendaciones que te comparto son ingredientes de la Dieta Emocional, término que propuse hace ya varios. Así como existen dietas para nuestro cuerpo, yo te propongo una Dieta Emocional para aumentar bienestar y disminuir estrés, ansiedad y depresión.


Hoy comienza a incluir en tu día a día los ingredientes de la Dieta Emocional que te ayuden a mantener tu mente sana y por lo tanto tu sistema inmunológico fuerte, recordando siempre las medidas necesarias de higiene y salud como usar el cubrebocas siempre que vayas a salir de tu casa, el uso frecuente de antibacterial, el lavado de manos constante y el distanciamiento social.

1,061 vistas3 comentarios