Conoce la Memoria Emocional del Futuro

Actualizado: may 25

Cuando nos referimos a la memoria, se nos vienen a la mente recuerdos positivos y negativos, sucesos que hemos experimentado a lo largo de nuestra vida. Traemos al presente eventos que sucedieron hace años, meses, días o incluso momentos atrás.



Al hacer consciencia sobre nuestra memoria pensamos en conversaciones que hemos entablado, actividades que hemos realizado, y estímulos que hemos captado a través de nuestros sentidos. Todo esto pensando en el tiempo pasado.



Pero, ¿qué pasaría si, así como estamos familiarizados con recordar eventos que se han ido y no podemos cambiar, nos acostumbráramos a visualizar constantemente el futuro que queremos, y ser capaces de alcanzarlo?


Eso es lo que yo denomino Memoria Emocional del Futuro. El construir una realidad con optimismo, lógica, congruencia, los cuales son elementos de visualización positiva. Es así como a partir de aceptar el pasado con todo lo bueno y lo malo que hemos vivido, podemos elegir vivir el momento presente con mindfulness, visualizando un futuro positivo.


Y este futuro que visualizamos puede ser a corto, mediano o largo plazo. Podemos proyectar en nuestra mente una película emocional optimista con todo aquello que deseemos lograr al día siguiente o en un mes, o en cinco años; una película emocional en la que plasmemos con imágenes mentales un escenario saludable, triunfador, antifrágil. Lo importante es tener la certeza de que somos capaces de alcanzar esas metas propuestas, planear con lógica, esperanza y congruencia, y trabajar por realizarlas dichas metas.



Cinco beneficios de trabajar en nuestra Memoria Emocional del Futuro:


  1. Encendemos el área frontal del cerebro (encargada de funciones como planeación, visualización, buen humor, creatividad) y ponemos a descansar al sistema límbico (área del cerebro encargado de responder ante el estrés, la ambigüedad y la incertidumbre).

  2. Al visualizar nuestras metas es más fácil alcanzar lo que queremos lograr. Un plus acerca de este punto: Escribirlas es mucho mejor. Dibujarlas ayuda todavía más a alcanzarlas.

  3. Darnos un momento del día para concentrarnos en esta visualización de metas es a su vez un ejercicio de mindfulness, debido a que a pesar de que estamos pensando acerca del futuro, estamos viviendo el aquí y ahora dedicando un espacio de nuestro día dirigido a planear, sin distracciones ni juicios.

  4. Nos permite salir adelante de situaciones difíciles, desarrollando nuestra Inteligencia Antifrágil

  5. Atletas que practican la visualización positiva registran mejores récords que aquellos deportistas que no practican este ejercicio de meditación previo a sus actuaciones deportivas.

392 vistas2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo