top of page

Los Bucles del Cerebro: La teoría que te ayudará a entender tu mente

La física cuántica fue planteada por Max Planck, premio nobel de física hace muchos años, y consiste en que hay partículas más pequeñas que el átomo que se llaman nanopartículas cuánticas, las cuales viajan en el tiempo y en el espacio. La física cuántica explica que las emociones viajan como nanotúbulos, es decir, no se ven pero están a un nivel cuántico cerebral pequeñísimo. A esta teoría de las emociones le llaman Teoría de los Bucles.


Muchos de nosotros recordamos los resortes o bucles con los que jugábamos de pequeños en la infancia. Mantengamos esta imagen del resorte en la mente porque nos resultará vital para entender la Teoría de los Bucles.



La explico: esta teoría cuántica nos dice que del punto A al punto B las emociones viajan por nanotúbulos del cerebro. Basándome en este modelo de física cuántica, formé un concepto pintando un cuadro cuyos elementos explico a continuación:



Visualicemos al cerebro con sus áreas: frontales, parietales, occipitales y temporales, así como los módulos que intervienen en las emociones, por ejemplo: el módulo de las amígdalas cerebrales a ambos lados del cerebro, los módulos de los cíngulos, el módulo de las áreas de depresión el área 25 y la habénula y el área frontal de la estabilidad. Si por alguna situación de estrés se producen estados de angustia o ataques de pánico, entonces se genera un bucle, reiterando el modelo anterior. El bucle empieza en la amígdala a generar círculos concéntricos de emociones de miedo, ansiedad, catastrofismo, síntomas físicos de palpitaciones, taquicardias, miedo, inseguridad, infelicidad, irritabilidad, que desembocan en la manera de metáfora en el cuadro de grito del pintor Edward Münch que aplica el modelo del bucle: empieza en la amígdala y termina en un estado de ansiedad.



Si, por otro lado se activan las áreas de depresión: el área 25 y la habénula, se empieza a generar un bucle de emociones negativas de etiquetas pesimistas de uno mismo, desinterés, obsesiones, ideas de hacerse daño, que desembocan en el cuadro de la depresión de Van Gogh.



O bien, si se estimula de una manera inadecuada el cíngulo, se ejemplifica por el "Pájaro Loco", el "Aracuán", personajes cómicos que representan pensamientos irracionales, repetitivos, que son decisiones o actos compulsivos también automáticos, entonces tenemos el bucle de problemas obsesivo-compulsivos o hipocondrias, culpas, celos:



Lo ideal es apagar estos bucles de obsesiones, de angustias, y generar un bucle positivo de alegría, paz, tranquilidad, ecuanimidad, sin magnificar las situaciones, viviendo el momento presente, visualizando a futuro con esperanza, y disfrutando del entorno. Esto lo podemos ejemplificar con el bucle de Snoopy, admirando el cielo. Esto nos ayudará a ser más alegres, felices y apagar los demás bucles de estrés.


Por lo tanto, recordemos que la idea es constantemente, apagar de manera consciente los bucles negativos, al mismo tiempo que generemos bucles positivos, estimulando el área frontal.

6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page